martes, 27 de enero de 2015

¿PRINCIPIOS O ESTRATEGIA? LOS PRINCIPIOS SON LA ESTRATEGIA (I)

Como algunos/as bien sabéis y otros/as bien imagináis, los casi 20 días que han pasado desde que el pasado 8 de enero anuncié mi candidatura a la Secretaría General de Podemos en Castilla-La Mancha, han sido muy intensos en lo emocional y en el conocimiento directo que me ha permitido tener de las personas y los grupos de gente que participan en Podemos en esta región.
El pasado día 24 de enero anuncié que retiraba mi candidatura, después de haber participado en un proceso de organización y votación interna de la iniciativa “Desde Abajo Podemos Castilla-La Mancha”. Otra compañera fue la que mereció la confianza de la mayoría de la gente que participó en la votación para elegir la Secretaría General. Y uno, que ya lleva muchas votaciones como candidato a las espaldas, entiende y asume el mensaje de las urnas con absoluta normalidad y tranquilidad, faltaba más. Lo digo una vez más: creo y confío en los principios de horizontalidad, transparencia y democracia que defiende “Desde Abajo Podemos”.
Ahora bien, como en cualquier aspecto de la vida donde uno participa, toca aprender lecciones y compartir reflexiones con los/as demás, con la esperanza de que sirvan tanto para confirmar las percepciones que puedan tener otras personas como para caer en la cuenta de posibles prácticas indeseables a la hora de construir una nueva formación política. Lo más importante: lo que aquí escribo no tiene la más mínima intención de dañar a las gentes de Podemos (entre las que me incluyo). Todo lo contrario, creo que no se puede hacer mayor favor a un colectivo que plantear pública y respetuosamente puntos de vista alternativos y/o críticos con su forma de organizarse y actuar.
Los caminos son lugares para la poesía, las personas y los principios. Las hojas de ruta, en cambio, las trazan calculadores/as y estrategas. Creo que si calculamos y “controlamos” todo, es que no nos hemos enterado de nada. Por eso yo prefiero los caminos:
-          aunque a veces no lleven a ninguna parte, y toque dar media vuelta;
-          aunque a veces se acaben y toque atravesar bancales, cerros y regueros hasta encontrar nuevas pistas;
-          porque te permiten descubrir con quién quieres seguir caminando, y de quién debes despedirte en la próxima bifurcación;
-          que pronto se han de convertir en las estelas del poeta, para que no les sirvan a los demás, obligándoles a buscar los suyos propios;
-          porque ni quiero ni necesito líderes para seguir avanzando, tan solo gente del pueblo;
-          porque sus piedras, sus charcos y sus curvas me ayudan a crecer como persona.
Nada nuevo sentimos las personas de hoy que no hayan sentido nuestros antepasados. Aprendemos siempre que miramos y prestamos atención. Nos volvemos zoquetes y sectarios/as cuando ignoramos y despreciamos a la gente por el simple hecho de tener un pasado diferente al nuestro. Lo importante del pasado de cada uno/a no es dónde hemos estado, sino qué hemos hecho allá donde hemos estado. Sin olvidar que la “pureza” en cuanto a la implicación social y política suele ser estéril en resultados.

 

5 comentarios:

josé maría aguilar dijo...

Muy bueno todo. La forma y el fondo.
Y me quedo con el último párrafo, porque es algo que no se debe olvidar.

Roberto Martinez dijo...

Muy buenas palabras. Como siempre, hay que quedarse con las cosas buenas y aprender de las malas.

Me encantan los caminos pero la mejor solución, como de costumbre en estos dilemas, está entre las dos posturas. Hay que estar preparados/as para saber qué utilizar en cada momento.

Disponemos de pocos recursos. Hay que aprovecharlos.

Eduardo dijo...

Es un orgullo llamar Compañero a alguien como tú, Goyo. Me quedo con tus metáforas sobre el camino que me evocan a Machado: "Caminante, son tus huellas el camino y nada más". Sobre las huellas de personas como tú es sobre las que quisiera buscar mi camino, de actitudes así es de las que quisiera aprender.

No puedo más que darte la razón. Todos tenemos una trayectoria, todos recorremos un camino para llegar a donde estamos, cometemos errores, tenemos aciertos, buscamos nuestro lugar aquí y allá hasta encontrar el que nos corresponde, y de todo ello aprendemos si mantenemos un espíritu crítico. No importa donde estuvimos, sino dónde estamos. En palabras de Sartre "no importa lo que la vida ha hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que la vida ha hecho de nosotros".

Eduardo Ros dijo...

Pues eso Goyo, si no es en ese cargo será en otra tarea, espero coincidir otra vez contigo por esos caminos.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Me encanta...