sábado, 18 de enero de 2014

¿QUÉ HA PASADO EN LA CAJA RURAL DE MOTA DEL CUERVO? ¿DÓNDE ESTÁ EL INFORME DE INSPECCIÓN DEL BANCO DE ESPAÑA QUE JUSTIFICA SU INTERVENCIÓN Y VENTA?

El pasado 14 de enero de 2014 veía la luz una resolución del FROB (Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria) que, basándose en un informe de la inspección del Banco de España, acordaba la intervención, venta y resolución de la Caja Rural de Mota del Cuervo. Dicha resolución se justificaba por (textualmente) "un importante deterioro de la inversión crediticia que ha provocado un déficit de cobertura de los recursos propios". A continuación vamos a intentar indagar algo más en el asunto, a pesar de que todavía no conocemos el informe íntegro de la inspección del Banco de España que ha servido de base para tomar esta drástica medida, que se ha llevado por delante una cooperativa de crédito con más de 50 años de historia en Mota del Cuervo y comarca.
La expresión "deterioro de la inversión crediticia" se refiere a que una parte de los préstamos concedidos por la entidad ya se habrían manifestado morosos o en riesgo de convertirse en morosos en el futuro. Y aquí no tenemos información para saber si los beneficiarios de dichos préstamos ya han dejado de pagar puntualmente sus cuotas periódicas, o si por el contrario las siguen pagando pero a pesar de ello dichas operaciones no han sido adecuadamente garantizadas. Sea como fuere, cuando determinados préstamos concedidos pasan a tener la consideración de morosos, la entidad financiera está obligada a realizar una provisión para hacer frente a este menoscabo patrimonial. Si el deterioro de la inversión crediticia es de gran envergadura, la cuenta de pérdidas y ganancias de la entidad va a resentirse, de manera que el resultado de la entidad pudiera arrojar pérdidas. En este caso, lo que establece la legislación de las entidades financieras es que las pérdidas de una entidad se deben cubrir con sus recursos propios (recursos propios = capital 383.000 euros + reservas 5.817.000 euros + resultado del ejercicio - 577.000 euros, datos para la Caja Rural de Mota del Cuervo a 30-9-2013).
Y aquí viene el quid de la cuestión. Según la legislación vigente, la ratio de solvencia de las entidades financieras debe ser del 9% como mínimo. Dicha ratio es el cociente entre los recursos propios (numerador) y los activos de la entidad (préstamos fundamentalmente) ponderados por el riesgo (denominador). A 31-12-2012, la ratio de solvencia de la Caja Rural de Mota del Cuervo era del 9,91%, es decir, cumplía pero de manera relativamente ajustada. Si como consecuencia de la inspección del Banco de España han aflorado determinados préstamos morosos o insuficientemente garantizados (se apuntan en una cuantía aproximada de 7.000.000 de euros) la entidad ha entrado en pérdidas que deben cubrirse con capital y reservas, hasta tal punto que los recursos propios de la entidad han experimentado una merma que los ha reducido a su mínima expresión hasta hacerlos "desaparecer", con lo cual la entidad estaría en una situación de absoluta insolvencia (ratio negativa).
La resolución del FROB menciona que según la inspección del Banco de España "se detectaron importantes deficiencias en el control del riesgo del crédito, y excesos de concentración de riesgos, lo que unido a la reducida dimensión de la entidad, la falta de rentabilidad que presenta y el deficiente gobierno corporativo existente, ha determinado que la Caja Rural de Mota del Cuervo no tenga capacidad para subsanar por sí misma los déficits señalados y asegurar su viabilidad futura".
Hasta aquí todo muy claro, pero un sistema político como el nuestro, si realmente quiere ser calificado como democrático, debe de ser absolutamente transparente. Durante el último lustro la sociedad española ha asistido a un rosario de intervenciones y rescates a bancos y cajas de ahorro, y en la mayor parte de los casos no ha trascendido con el necesario detalle información sobre las causas que han llevado a tal situación, así como las posibles soluciones alternativas. En todos los casos anteriores, y ahora en el de la Caja Rural de Mota del Cuervo, la ciudadanía en general y los/as socios/as de Mota deberían conocer los informes de las administraciones públicas (en este caso del Banco de España) que justifican una toma de decisiones tan drástica como la que nos ocupa. Conociendo dicho informe, las personas interesadas podrían aceptar o discrepar con la solución tomada, y en su caso recurrirla. Si no se conoce, nos movemos en el ámbito de la suposición y la especulación, impropios de sociedades supuestamente democráticas como la nuestra. ¿Qué o quiénes pueden tener interés en que dicho informe de inspección no salga a la luz?. Si las entidades financieras, administraciones públicas y entidades supervisoras apuestan por el oscurantismo, luego no debiera extrañarnos que ciudadanos/as salgan a la calle a exigir la información que se les niega y oculta. ¿Por qué se hacen las cosas mal cuando hacerlas bien es tan fácil?.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias, amplia información cuando puedas

http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2014-451

MALAQUIAS JIMENEZ dijo...

Mu bien explicao que está el asunto, para los "analfabetos financieros" (que por cierto somos la mayoría)
Pero hablando en lenguaje llano lo que ha pasado es que una decisión técnica y oculta ha usurpado la manifestación clara de todo un pueblo que quiere seguir con su entidad financiera (579 votos para seguir siendo autonomos, frente a 99 en contra, es una diferencia siginificativa), ¡si esto es democracia que venga Dios y lo vea!
Para llegar al fondo del asunto nos falta conocer el "informe secreto", que seguramente es secreto amparandose en la Ley de proteccion de datos (que seguramente en el listado de "operaciones fallidas" hay algún tipo de préstamo inconfensable). Pero si proteger a los sinvergüenzas es más importante que respetar a la mayoria es que estamos en un estado totalitorio. Lo que peor llevo es no poder hacer nada contra esta tropelía. Vigilaremos para que no pase lo mismo en las 2 úncas Cajas Localea que quedan.

Anónimo dijo...

para los que no hablamos el lenguaje cifrado encriptado y farrragoso de la ingeniería financiera y sus eufemismos esto es otro juego de trileros, ahora por aquí ahora por allá, ahora lo ves ahora no lo ves. ahora te joden y ahora otra vez.
yo tengo muy claro que todo esto es una farsa y puro teatro con el que se entretiene muchísimo a aquellas personas que bienintencionadas creen en el sistema al que, por denominarlo democracia, se le supone un funcionamiento como el de su definición en los libros. aunque incluso vaya acompañando de "guerras humanitarias" por defender las "libertades", y mil barbaridades más que aburriria y deprimiria volver a repetir.
entiendo muy bien que unos roben y aprovechen todas sus artimañas para hacerlo, pero no tanto que los robados elijan una y otra vez a aquellos para que sigan haciendo lo mismo y además sigan sorprendiendose cuando lo hacen.
y para más inri, si se sigue pensando que "no podemos hacer nada".

salud

carlos