martes, 5 de abril de 2011

PUBLICADO EL ESTUDIO DE FUENTES, MANANTIALES Y PEQUEÑOS ESPACIOS DEL AGUA EN LA CUENCA MEDIA DE LOS RÍOS JÚCAR Y CABRIEL



















Foto. Fuente de la Breña, Higueruela (Albacete).


Al menos el 11% de las más de 800 fuentes y manantiales inventariados en las cuencas medias de los ríos Júcar y Cabriel se han secado en los últimos 40 años.


La Oficina de Planificación Hidrológica de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) adjudicó a un equipo de la UCLM formado por los profesores Gregorio López Sanz, Rafael Molina Cantos, Miguel Ángel Fernández Graciani y Fernando Pérez del Olmo un contrato de asistencia técnica con el fin de realizar un “Estudio de fuentes, manantiales y pequeños espacios del agua en la cuenca media de los ríos Júcar y Cabriel”. El trabajo se desarrolló entre julio de 2009 y julio de 2010, y ya es de conocimiento público. Para consultar o descargar el informe final de 285 páginas así como las fichas individualizadas para cada una de las 75 fuentes estudiadas con más detalle, pueden seguirse los siguientes enlaces web:


- Informe final (archivo pdf de 3 MB) (pinchar aquí)

- Fichas individualizadas. 75 fuentes de diferentes municipios (pdf) (pinchar aquí)


El territorio objeto de estudio se ha extendido entre la cabecera de los embalses de Alarcón y Contreras y la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel en Cofrentes, sobre unos 107 municipios cuyos términos municipales están total o parcialmente dentro del área de estudio, y una superficie total de 12.171 km2 en las provincias de Albacete, Cuenca y Valencia. El estudio se ha desarrollado a través de una metodología que combina el trabajo de campo con la búsqueda y contraste de información a partir de otras fuentes documentales. Se ha recabado la información disponible sobre los diferentes espacios del agua acudiendo a las comunidades que históricamente han vivido en su entorno, haciendo especial hincapié en los usos tradicionales que las personas del lugar han realizado a partir de dichas fuentes.


En el ámbito de estudio se han contabilizado un total de 801 fuentes o manantiales, de los cuales se han alcanzado a visitar 379 de ellos a lo largo de un período de 1 año. Las subcuencas con más fuentes inventariadas por km2 son la 072. Río Júcar entre las confluencias con el río Reconque y el río Cabriel (0,67), la 065. Rambla de Carcelén y la confluencia con el río Júcar (0,49) y 090. Rambla San Pedro (0,46). La mayor ratio de fuentes secas sobre las inventariadas se presenta en las masas de agua subterránea 080.135 Hoces del Cabriel (19%) y 080.129 Mancha Oriental (13%). La mayor ratio de fuentes secas sobre las inventariadas (descartando los municipios con menos de 5 fuentes) se presenta en Cenizate (100%), Villalpardo (53%), Golosalvo (60%) y Enguídanos (40%).


En 34 de los 107 municipios no se han detectado fuentes. Los municipios con más fuentes inventariadas por km2 son Alatoz (0,86), Villatoya (0,48) y Villalpardo (0,48). Por contra, respecto a los municipios cuyo término municipal está comprendido en su mayor parte en la zona de estudio y que cuentan con fuentes en sus términos municipales, los que presentan un menor número de fuentes inventariadas por km2 son Albacete, Barrax y Casas de Juan Núñez, con un promedio de 0,01 fuente/km2.


Los importantes bombeos de la agricultura de regadío de La Mancha Oriental son los responsables de que los niveles piezométricos de la masa de agua subterránea 080.129 hayan caído una media de 50 metros desde mediados de la década de los años 70 del siglo XX. El acuífero de las Hoces del Cabriel, además de verse afectado por la caída de niveles piezométricos del acuífero Mancha Oriental, también ha experimentado un aumento relevante de los bombeos ligados a la explotación de pozos para el riego de la viña. Según los datos de pluviometría desde 1940 hasta la actualidad, las precipitaciones en la zona de estudio han experimentado una reducción moderada en términos cuantitativos. Haciendo la media de una serie de pluviómetros representativos, se obtiene que en el período 1991-2007 las precipitaciones han sido por término medio un 6,84% inferiores a las del período 1940-2007. De ello cabe concluir que el secado de multitud de fuentes o la merma sustancial de su caudal no cabe achacarlo a la reducción moderada de las precipitaciones que ha tenido lugar.


La recuperación del funcionamiento hidrológico natural de todas aquellas fuentes afectadas por el descenso de niveles piezométricos pasa necesariamente por implementar políticas con el fin de frenar e invertir dicha tendencia. Es preciso revitalizar los sistemas de producción y distribución de alimentos y mercancías de ámbito local, impulsando una agricultura que recupere su función tradicional de ser generadora neta de energía (balance energético positivo) y utilice con mesura recursos naturales como el suelo fértil y el agua. Evidentemente, esta transformación pasa por la puesta en valor de sistemas de cultivo en secano, de semillas autóctonas y sistemas de riego tradicionales (hoy abandonados), en resumen, por la adecuada valoración social del esfuerzo de las gentes del campo.

No hay comentarios: